Enero 2013

Tot Oli Por Ferran Adrià

La grandeza de la cocina es que es una disciplina viva, cambiante y en constante evolución. Lo mismo ocurre con TOT OLI, cada año nos transmite, recuerda y enseña que los productos artesanos son vivos, que nunca hay una réplica exacta, y que nos deparan muchas gratas sorpresas.

Desde que las aceitunas crecen, maduran y son prensadas para hacer el aceite pasa mucho tiempo y muchas cosas, cosas que, por insignificantes que puedan parecer, tienen una influencia trivial en el producto final. Por ello, cada añada es diferente, singular y con rasgos propios.

TOT OLI es una aceite con gran personalidad, la aceituna Blanqueta le confiere unas cualidades organolépticas únicas e interesantes. Color intenso, aroma y sabor muy afrutado e intenso, que en esta cosecha es más presente que nunca, y un final en boca muy marcado pero a la vez de gran sutileza.

Este aceite respeta y mima la aceituna desde el árbol a la botella, y este cariño por el trabajo, unido a una gran profesionalidad, conocimiento y ganas de mejora, nos brindan como resultado uno de los aceites con más personalidad de nuestro país.