El Aceite

El aceite de oliva virgen extra Tot Oli está elaborado en la propiedad de Vicente Todolí, una finca rústica situada en la Vall de la Gallinera en la montaña de Alicante. Este lugar privilegiado a 650 metros de altitud se caracteriza por disponer de un microclima único, su pluviometria anual se situa en los 1.100 mm anuales concentrados principalmente en los meses previos a la primavera y antes del incio del otoño, que es cuando el olivo require esas precipitaciones. La temperatura media anual es de 18ºC con inviernos frios y veranos templados, gracias a la proximidad del mar, que actua en todo momento como regulador térmico, lo que confiere unas condiciones inmejorables para el cultivo del olivo y el desarrollo y maduración de las aceitunas. El aceite procedente de zonas de clima suave, generalmente costeras, muestra unas características mas equilibradas y armónicas.

Este aceite verde e intenso, ha sido elaborado a partir de las variedades arbequina, manzanilla, picual y blanqueta. Tanto la producción como la elaboración de este aceite de oliva virgen extra han sido dirigidas por Miguel Abad, prestigioso asesor en la producción de aceites con personalidad y calidad diferenciada.

Su elaboración se efectua a partir de aceitunas en maduración temprana y por tanto, presentan un mayor contenido en clorofila y polifenoles, así como una mayor intensidad aromàtica, cada variedad de las anteriormente descritas, es recolectada por separado, su recolección manual y su trato exquisito en todo el proceso hacen que podamos disfrutar de un zumo natural en su màxima expresión, aromático y afrutado, armónico y complejo con un sabor ligeramente amargo, simplemente zumo exquisito de aceitunas de la finca de Vicente Todolí.

La montaña de Alicante

Ascendiendo desde el mar hasta las tierras altas de Dénia, se llega a un camino ancestral que une los pueblos de piedra del Valle de Ebo y Alcalá de la Jovada. En otra época esta zona estuvo habitada por clanes familiares de población musulmana, que dejaron muestra de su asentamiento en la zona en forma de fortalezas, castillos y torres de vigia.

El paisaje de Al-Andalus pervive en este entorno rural de la Montaña de Alicante. Ya en el tiempo de los romanos la cultura del aceite en estas tierras montañosas alicantinas formaban parte del paisaje agrario.